Es fácil pensar que todo lo que hacemos, lo hacemos bien, que si a alguien no le gusta, no le encaja, le resulta caro o prefiere otra cosa, entonces se equivoca. Nada más lejos de la realidad. A nadie le apetece que le demuestren que se equivoca, o que puede mejorar, o que otros lo hacen mejor, sin embargo es algo que podríamos considerar de vez en cuando también en lo que a ventas se refiere, hacer algo de autocrítica, auditar las ventas, analizar qué funciona, lo que no funciona, observar un poco a los competidores, entre otras cosas.

Hoy vamos a hablar sobre cómo hacer una auditoría comercial y las ventajas que nos puede aportar una auditoría de ventas.

Auditoría comercial: definición

Una auditoría comercial es un proceso de análisis y evaluación con el que conocer la situación actual del área comercial y de ventas en una empresa, y su evolución durante el paso del tiempo, de forma que se puedan encontrar, y posteriormente resolver, errores o problemas relacionados con los procesos comerciales.

Cómo hacer una auditoría comercial

Desde DIVINA consideramos que existen 2 tipos de auditorías comerciales que debemos de hacer: Una auditoría directa, y una auditoría indirecta. En el primer caso un análisis DAFO comercial es fundamental como auditoría comercial directa, por lo que vamos a detallar qué tener en cuenta en una auditoría comercial:

  • Fortalezas comerciales de mi empresa: Producto, servicio, precio, posicionamiento en el mercado, experiencia, competidores, …
  • Debilidades comerciales de mi empresa en el mercado: Quizás tecnología, quizás formación, quizás tendencias, quizás …
  • Oportunidades comerciales que se abren en nuestro camino gracias potenciar nuestras fortalezas, y ocultar o trabajar las debilidades.
  • Amenazas que nos pueden repercutir en caso de no reaccionar o estancarse.

Durante una auditoría comercial es importante que participen diferentes personas o responsables dentro de la empresa dado que pueden existir diferentes visiones, puntos de vista o detalles como problemas o incidencias que se vean desde otros departamentos como logística, ingeniería, etc. y que repercuten directamente en las ventas, y por supuesto ser crítico y nunca autocomplaciente.

En paralelo, es importante hacer lo que llamamos una auditoría comercial indirecta, es decir:

  • Análisis de proveedores: Nuestros proveedores, la calidad de sus productos y servicios, influirá directamente en los nuestros para nuestros clientes, que al final son los que realmente importan.
  • Análisis de la competencia: No hay que copiar lo que hace el de al lado, pero sí saber qué hacen, cómo lo hacen, a cuánto tarifican esos productos y servicios, por que, qué destacan más y qué mensaje transmiten, cuál es su identidad corporativa y la imagen de empresa que transmiten.
  • Estrategia competitiva: Con la que analizar recursos propios, tanto técnicos como recursos humanos que forman nuestra empresa, por lo que apostar por la transformación digital, la renovación tecnológica y la formación constante de nuestro personal puede marcar una diferencia importante.

Auditoría comercial externa

No dudes ni esperes más para contratar un servicio de auditoría comercial externa con nosotros, con un servicio integral lograremos construir un DAFO comercial de tu empresa, proponer planes de mejora, siempre con los objetivos puestos en optimizar resultados a corto y medio plazo.