En la sociedad de la información, la comunicación es un factor clave para las organizaciones empresariales, pues el desarrollo de la comunicación corporativa permite conformar una imagen de marca sólida, generando así múltiples beneficios tanto comerciales como económicos, dentro de una estrategia competitiva.

¿Qué es una identidad corporativa?

La imagen organizacional de una empresa se construye o fortalece a través de la creación de una identidad e imagen. La comunicación corporativa de cualquier empresa ha de representar en primer lugar la identidad corporativa, es decir, el “ser” de la empresa, aquello con lo que la organización quiere que la identifiquen.

Las empresas son como las personas, tienen una historia, una filosofía de trabajo, valores, y una suma de características que la hacen única y diferente a las demás. Asimismo, la identidad corporativa se define como cultural, por un lado, y visual por otro:

  • Identidad cultural: hace referencia a los rasgos que definen los valores de la empresa, similares a las creencias de la misma. Puede abarcar varios aspectos: la formación de los empleados, la adaptación a los gustos del público, etcétera.
  • Identidad visual: iconos como signos de identidad válidos para la identificación.

Cómo crear una identidad corporativa

Cabe diferenciar entre la identidad corporativa y la imagen de una empresa, dado que la identidad de la marca puede ser percibida por el público potencial de distintas formas y maneras. A diferencia de la identidad corporativa, que es lo que quiere presentar la empresa de la marca; la imagen corporativa es aquello con lo que los públicos identifican a la organización.

Por ello, para desarrollar una identidad corporativa potente y que la imagen corporativa -que es la sensación que despierta la marca empresarial entre el público- se ha de tener en cuenta una serie de factores:

  • Componente icónico: el elemento gráfico de una empresa ha de estar relacionado con los servicios que la misma realiza, pues de esta forma se consigue una mayor elegancia de la misma.
  • Componente cromático: las combinaciones de colores juegan un papel fundamental en la imagen de la empresa, ya que los colores transmiten al receptor una serie de sensaciones que se convierten en atributos psicológicos. Por ejemplo: el blanco transmite “pureza”, mientras que el negro refleja “elegancia”.
  • Mensaje corporativo: el contenido comunicativo que acompaña a la organización ha de ser transparente y claro. De este modo, se conseguirá una percepción positiva por parte de los públicos.

Ventajas de tener una identidad corporativa potente

La comunicación corporativa se convierte en una herramienta comercial y de gestión más orientada a adquirir los objetivos estratégicos de la empresa. En ese sentido, la construcción de una identidad corporativa potente facilita:

  • Construcción de una marca empresarial: se transmite un mensaje con diversas características como confianza, seguridad y distinción, que plasma una percepción sobre el público.
  • Refuerzo de los vínculos con los diferentes públicos objetivos según tendencias, intereses y necesidades.
  • Diferenciación con la competencia. El valor diferenciador es de vital importancia.
  • Mejora de la transparencia de los servicios

Servicios de creación de identidad corporativa

Divina Consultores es una asesoría comercial y de ventas con experiencia en mercados B2B desde 2010, que apostamos por la elaboración de una identidad corporativa como uno de los pilares fundamentales para el desarrollo de ventas.