En tiempos de crisis, miles de empresas han cerrado sus puertas, y todo por la falta de recursos económicos de los mismos clientes potenciales, o la dificultad de supervivencia de algunas empresas. Por ello, hoy hablaremos sobre cómo intentar revitalizar las ventas en tiempo de crisis económica, mediante la aplicación de una serie de estrategias que permitirán incrementar la situación financiera de cualquier entidad corporativa.

En qué consiste las ventas en tiempo de crisis

Las ventas en tiempo de crisis resultan estar muy perjudicadas por la abstención de muchos clientes potenciales a la adquisición de los productos o servicios de una empresa cualquiera. En este sentido, las ventas merman, y a su vez, la productividad y la cadena de producción también.

Por ello, el objetivo principal de las ventas en tiempo de crisis consiste en que las empresas reconviertan sus productos y servicios para poder sobrevivir en el mercado competitivo actual; así como adaptarse a la nueva situación económica y poder llegar a satisfacer las nuevas demandas o necesidades de los públicos objetivo, sin rebajar precios.

De hecho, para que las ventas en tiempo de crisis puedan aumentar, la empresa ha de poder diferenciarse y centrarse en un nicho de mercado específico, con la intención de especializarse en un tipo de cliente en concreto. De esta forma, se podrá ofrecer un mayor servicio de gestión comercial con calidad y múltiples valores añadidos.

Estrategias de ventas para crisis económicas

Tanto en los buenos como en los malos tiempos, toda empresa ha de conocer el por qué de la compra de sus productos o demanda de sus servicios, al igual de por qué se dejan de comprar; así como la situación de su competencia. Es decir, toda entidad corporativa ha de redoblar sus esfuerzos, para así poder llevar a cabo sus ventas en tiempo de crisis económica.

A continuación, mostramos una serie de estrategias corporativas que permiten incrementar las ventas económicas de una empresa durante una situación de crisis económica:

  • Mejora de la imagen de marca: la personalización de los servicios o productos a un nicho de mercado concreto permite apostar por una postura fuerte frente al mercado competitivo. De esta forma, se suma un valor añadido a la imagen de la marca, pues se amoldan los servicios y productos a los distintos requerimientos de los clientes potenciales. Asimismo, realizar actividades relacionadas con el medio ambiente, el gobierno corporativo y la responsabilidad social corporativa facilitan mejorar la reputación de la empresa frente a su público objetivo.
  • Prospección comercial: un estudio generalizado de los distintos nichos de mercado, permite entender qué tipo de clientes potenciales se relacionan con los valores de la empresa, y comparten los mismos intereses. Así, la empresa podrá acotar su poder de influencia a un sector de la clientela determinado.
  • Escucha activa del cliente: escuchar y no oír a los clientes potenciales de una empresa marca un antes y un después para cualquier entidad, pues ya no solo se pasan por alto las necesidades de los mismos, sino que al escuchar se pueden modificar servicios y productos a las necesidades de los públicos. En ese sentido, la compra de los mismos será más tentativa para los clientes, pese a la crisis económica. Es decir, si se escucha y se estudia lo que necesitan los clientes se podrá generar dependencia de los productos y servicios.
  • Desarrollo de productos y servicios: tras prospectar y escuchar los requerimientos de los clientes potenciales, se podrán renovar los productos o servicios ya ofrecidos, o incluso se introducirán una serie de nuevos servicios que aportan nuevos valores añadidos a las demandas de los distintos públicos objetivo. Asimismo, se expande la línea comercial de productos, facilitando así la gama de servicios y productos a escoger entre un público determinado.
  • Facilitamiento de los métodos de pago: la diversificación de los métodos de pago incrementa la comodidad de los clientes potenciales para adquirir un nuevo producto o servicio. De este modo, se evita la desconfianza respecto a la seguridad y protección de datos, así como la desgana a adquirir uno de los servicios por la dificultad de pago.

Consultoría de ventas para crisis económica

En DIVINA Consultores llevamos desde el 2010 desarrollando actividades comerciales que permiten adaptar de forma adecuada y óptima a las ventas de una empresa en un periodo de crisis económica. Por ello, si estás interesado en conocer estos servicios, no dudes en contactar con nosotros para obtener más información al respecto, y de forma detallada.