Hay técnicas de venta como el Cross Selling o venta cruzada que se aplican tanto en los negocios físicos como online. Esta modalidad, que se aplica principalmente por parte de autónomos y pequeñas empresas, tiene como objetivo incrementar las ventas de los productos.

Qué es el Cross Selling

El Cross Selling es una técnica, que bien implementada, puede suponer el aumento del 10 % al 30 % de las ventas. El propósito del vendedor es ofrecer un complemento al producto o servicio que el cliente adquiere. Por ejemplo, si se toma una consumición en un bar, se le puede añadir una tapa como acompañamiento.

Esta gestión comercial para ventas favorece a las empresas porque aporta un valor añadido al cliente. Sin embargo, es necesario conocer sus gustos y necesidades para diseñar una estrategia personalizada y exitosa.

Estrategias de Cross Selling

Antes de profundizar en la venta cruzada como estrategia es conveniente saber la principal diferencia entre el Cross Selling y el Up Selling. En el primer caso, se pretende aumentar el número de ventas, mientras que, en el segundo caso, el objetivo es mejorar la conversión y los beneficios del vendedor.

Si por algo se caracteriza una estrategia de Cross Selling es por ser una herramienta dotada de gran simplicidad y ofrecer un gran número de ventajas a las empresas. Gracias al análisis del mercado se pueden implementar una serie de medidas que ofrece muchas oportunidades. Sin lugar a duda, permite presentar los productos o servicios de forma más atractiva.

Por lo tanto, hay que seleccionar los productos que sean útiles y den respuesta a las necesidades de los clientes. Por ejemplo, si una persona compra una mochila de deporte, lo mejor es ofrecer algún artículo relacionado con este artículo para que las posibilidades de éxito sean mayores. No es lo mismo, proponer una camisa deportiva o una botella de agua sport, que un bolso de fiesta.

Beneficios del Cross Selling para empresas

El Cross Selling es una técnica que ofrece un gran número de beneficios y optimiza los costes. En este listado, te ofrecemos algunas de las ventajas de usar esta forma de venta.

  • Fidelización del cliente. Una de las mayores ventajas es fidelizar al cliente en función de sus gustos o intereses.
  • Cubrir las necesidades. El cliente o consumidor se sentirá más satisfecho, porque el negocio cubrirá sus necesidades y le ofrecerá una mejor atención.
  • Reforzar la marca. Cuando se ofrece un producto a la carta o personalizado, la marca verá reforzada su imagen.

En resumen, la venta cruzada tiene en cuenta el deseo y necesidad del cliente o consumidor potencial. Por lo tanto, si se planifica e implementa una estrategia efectiva, los beneficios están asegurados.