Actualmente, en respuesta al crecimiento del comercio y los mercados internacionales, la gestión de cualquier empresa requiere de una gestión eficaz. Hoy hablaremos sobre la importancia de contar con una adecuada gestión comercial y de ventas dentro de una empresa.

Cuál es la importancia de una gestión comercial y de ventas

La gestión comercial actúa como una especie de motor que comprende la función comercial y de ventas de una empresa, es decir, se encarga de llegar y satisfacer al público al que se busca en última instancia para ofrecer servicios o vender diferentes productos de la empresa.

No obstante, una gestión comercial correcta no solo implica una entrega de los servicios o productos al mercado, sino que determina los volúmenes que se deben producir para atender la demanda de los clientes potenciales, las particularidades que requiere el cliente, los precios y formas de pago; así como la comunicación y la alteración de la estrategia corporativa.

De hecho, contar a día de hoy con una buena consultoría comercial permite obtener un gran número de beneficios empresariales. Entre estos, se encuentran los siguientes:

  • Favorece la reputación de la empresa frente a su competencia.
  • Aumenta la rentabilidad.
  • Incrementa la fidelización y satisfacción del cliente.
  • Mejora la relación con los clientes potenciales.
  • Renovación de los procesos de producción de la empresa.

Cómo se ejecuta una buena gestión comercial

Independientemente del tamaño de una empresa y su estructura, la gestión comercial de una entidad ha de establecer un plan comercial eficaz, que siga diferentes pasos estratégicos, para reportar un incremento en la rentabilidad de la misma. A continuación presentamos 6 tácticas decisivas en el proceso comercial y de ventas:

  • Fijación de objetivos comerciales: toda estrategia comercial ha de partir con unos objetivos claros y enmarcados en un periodo de tiempo determinado. De hecho, se debe plantear el qué se pretende alcanzar.
  • Investigación del mercado: se debe conocer cuál es el entorno en el que actúa una empresa para así conocer contra qué compite en un segmento determinado del mercado empresarial. Y no solo consiste en analizar a la competencia, sino también al público objetivo.
  • Conocimiento previo del producto o servicio: para que un producto o servicio pueda llegar a tener éxito en el mercado, se ha de conocer qué tipo de necesidades cubre y lo que motiva al cliente potencial para comprarlo.
  • Fijación de un plan de marketing: previamente a la venta de servicios o productos se debe plasmar las diferentes estrategias comerciales de forma estructurada. De este modo, se pueden observar los múltiples recursos empleados y su efectividad en el mercado, etcétera.
  • Realizar proyecciones de ventas: reunir información de carácter financiero resulta relevante, pues se puede medir la elasticidad de la demanda, las políticas de fijación de precios y de recaudo o los múltiples costes, etcétera.
  • Seguimiento y control genérico: al final de este plan comercial hay que monitorizar las acciones respecto al logro de los objetivos, y así determinar la efectividad del proceso comercial.

Agencia de servicios comerciales

En DIVINA Consultores llevamos desde el 2010 realizando servicios de consultoría comercial. Por ello, si te estás planteando contar con una gestión comercial y de ventas eficaz, no dudes en contactar con nosotros para obtener mayor información sobre este tipo de servicios comerciales.