Actualmente, uno de los mayores problemas a los que se enfrenta una entidad corporativa es la necesidad de mejorar los resultados de cada ejercicio fiscal, para poder contribuir así al ahorro fiscal o aumentar el rendimiento financiero de la misma. Por ello, hoy hablaremos sobre la importancia de contar con una auditoría comercial que permita fortalecer todos y cada uno de los recursos tanto tecnológicos como humanos de la misma, así como las múltiples estrategias competitivas de una empresa.

Estrategias para realizar una auditoría comercial

Una auditoría comercial se caracteriza por su análisis y evaluación constante de la situación actual de una empresa, así como por la planificación y gestión de diferentes estrategias comerciales que pretenden mejorar las diferentes ventas de la misma entidad corporativa frente a la competencia. Ahora bien, para que una auditoría comercial garantice el buen funcionamiento del negocio y pueda aconsejar sobre los diferentes servicios o productos, que pueden ser más convenientes para aumentar la rentabilidad de la empresa, se han de llevar a cabo las siguientes estrategias comerciales:

  • Estudio de mercado: toda auditoría comercial ha de comprender cómo es y actúa la competencia que le rodea, pues se han de conocer cuáles son los productos o servicios que ofertan, e intentar aportar un valor diferencial que aumente la fidelidad de los clientes potenciales en la marca empresarial.
  • Análisis de proveedores: la forma en que actúan y colaboran los proveedores con la empresa influye indirectamente en los clientes objetivo, por lo que se ha de intentar mantener una cordialidad y normativa conjuntas para la estabilidad comercial de la empresa.
  • Prospección comercial: al igual que se ha de conocer la competencia del mercado, cualquier auditoría también ha de comprender la forma de actuación y de compras de los distintos clientes potenciales. De esta forma, la empresa podrá amoldar sus servicios o productos a los múltiples requerimientos o necesidades de los públicos objetivo.
  • Estrategia competitiva: la auditoría comercial ha de estudiar los recursos propios con los que cuenta, ya sea técnicos o humanos, para apostar así por una serie de cambios transformacionales que permitan innovar y formar a la plantilla de trabajadores.

Qué beneficios aporta una auditoría comercial

La auditoría comercial va más allá de vender productos o servicios empresariales, ya que su mayor finalidad consiste en el contacto directo y cercano con los distintos públicos objetivo. En ese sentido, se puede llegar a obtener información relevante del mercado exterior para poder desarrollar nuevas estrategias comerciales y demás. No obstante, contar con una auditoría comercial también permite obtener una serie de beneficios, que presentamos a continuación:

  • Desarrollo de un plan de acción comercial.
  • Ahorro de tiempo y dinero.
  • Mejor conocimiento del mercado.
  • Mayor compromiso con los clientes objetivo.
  • Aumento de la credibilidad de la marca.
  • Diferenciación de la imagen corporativa.
  • Soluciones rápidas y eficientes.
  • Mayor eficiencia y experiencia previa.

Servicios de auditoría comercial

En DIVINA consultores llevamos desde el 2010 desarrollando todo tipo de estudios y auditorías comerciales de los mercados, con la finalidad de poder ayudarles en el aumento de sus ventas comerciales. En ese sentido, si estás interesado en conocer este tipo de servicios detallados, no dudes en contactar con nosotros para obtener mayor información al respecto.